Blog sobre la actividad de seguros nacional e internacional

miércoles, 11 de mayo de 2016

Carta a las aseguradoras


Desde el 16 de abril, fecha en la que ocurrió el terremoto que ha afectado mayoritariamente a las provincias de Manabí, Esmeraldas, Guayas, Los Ríos entre otras, los distintos medios de prensa, y las redes sociales,  nos han ofrecido diferentes testimonios;  de los afectados, de las autoridades y del sector asegurador.  Hemos leído y escuchado, que un corredor ha pagado en anticipos equis cantidad a un asegurado, lo mismo lo afirma una compañía de seguros, y desde luego, hemos testimoniado, como la Federación de Empresas de seguros, hizo una declaración en un canal de televisión, posteriormente lo siguió el Gerente de Seguros Sucre representante de la aseguradora del estado ecuatoriano.



Lo que llama la atención, es que el gremio asegurador no se pronuncie en torno a la tragedia y el momento que vive el sector.  Este es sin duda el instante  más importante que puede tener en su experiencia el seguro en el Ecuador, es la hora que el gremio como tal, en representación de todas las aseguradoras y Corredores de seguros, demuestre de lo que es capaz de aportar en circunstancias, que sin duda son críticas, como  aliado estratégico, del industrial, del comerciante, del ser humano en general.  Ahora es cuando debemos poner más luz y confianza  en nuestra actividad.   


Los corredores de seguros no pagamos reclamos, los corredores los gestionamos ante la aseguradora con nuestro conocimiento y experiencia, son las compañías las que los pagan, y son estas (sin que medien las Cámaras,  Federaciones o  Asociaciones), las que deben procurar información de las bondades de tener una cobertura de seguros, todo lo demás suena a propaganda muy barata. Es hora que todos los que hacen el quehacer en seguros se unan en una sola voz y depongan intereses, regionales, políticos, económicos y más, para convertir esta experiencia en un argumento que genere confianza para con el porvenir de la actividad.  Hasta aquí el presente post. ED.