Blog sobre la actividad de seguros nacional e internacional

martes, 22 de septiembre de 2015

Seguros, 2015 breve anáisis.




La actividad aseguradora, siempre ha sido considerada como actividad barómetro, en virtud a ser susceptible al clima que pueda rodear al paisaje macro y micro económico de un país, y Ecuador no es la excepción.  

En una economía de bonanza, los resultados en la actividad de seguros muestran resultados interesantes que denotan crecimiento en la actividad,  pues habrá más mercaderías que se importen, consecuentemente más pólizas de seguros de importación, más seguros de Garantía Aduaneras, y obvio,  habrá más importadores que aligeren la salida de sus bienes de los recintos aduaneros.  Esto se traduce en más coberturas de incendio para mercaderías, productos en proceso y desde luego terminados, en suma un crecimiento exponencial del número de pólizas y un incremento sustantivo de las primas recaudadas a cambio de las garantías ofrecidas por las aseguradoras.


Lo contrario,  es un poco menos de todo lo indicado.   Es horizonte económico para las aseguradoras, los brókeres o corredores de seguros, es similar.  Sin embargo hay que anotar lo siguiente en procura de hacernos un concepto real de la situación.  Los intermediarios continuaran vendiendo seguros y las aseguradoras otorgándolos, lo que disminuye es el objetivo al final del ejercicio.  Un corredor que planea crecer en un 12%, por ejemplo, pero ahora debe de conformarse con un 5%, lo propio pasa con la aseguradora, pues ambas actividades están íntimamente relacionadas. 

La realidad ecuatoriana se traduce en los siguientes claros resultados,  menos importaciones a consecuencia de; el cambio de la matriz productiva, en primer término, los compromisos de limitación de importaciones o reducirlas, que fueron  adquiridos con los correspondientes ministerios por los diferentes sectores de la produccion, y ahora, las salvaguardas arancelarias, que tienden a desalentar la salida de divisas por diversos conceptos. Esto reduce el volumen de importaciones con el impacto ya anotado.

Se evidencia un relevo deficitario de vehículos nuevos, cuyos seguros les permitían  a las aseguradoras y a los corredores ingresos por primas y comisiones frescas, hoy el ramo de vehículos y el de accidentes personales, está con nuevas reglas en materia de reaseguros, obligando a las aseguradoras a no compartir suerte con los reaseguradores, y a tener retenciones propias para atender siniestros.  Esto convierte a las aseguradoras en más cautas y selectivas con el ramo, y su resultado es tomar menos riesgo, es decir vender menos pólizas.  Esto se suma a que el mercado automotriz tendrá aproximadamente 40 mil vehículos menos en vitrina para la venta, es decir menos pólizas de este ramo.    Los resultados aún están por verse.  Lo único cierto,  es que el número de pólizas en el primer semestre,  al 30 de junio de 2015 sufrió una disminución del 13.59 % con respecto al periodo inmediato anterior.(1)

El ramo de Transporte tampoco se escapa,  existe una pérdida de casi un 17.88%, en el número de pólizas, sin embargo, se ha recuperado en primas, acorde lo expresado por la fuente, esto como consecuencia de la sobre valoración de las mercaderías a consecuencia del incremento de impuestos en el mercado, pero en modo alguno esto significó más mercaderías, lo cierto es que se pagó más por los seguros de menos mercaderías.(2)

Un capítulo aparte nos merece el ramo de fianzas, en el está reflejada la obra pública y la construcción privada.  Las pólizas de Fiel Cumplimiento de Contrato tienden a cero para el sector público, y como consecuencia directa, no hay tampoco las de Buen Uso de Anticipo, Seriedad de Oferta, Garantía de Buenos Materiales.  Es sobradamente conocido que el estado a postergado sus proyectos, limitando la obra pública actual a proyectos de salud, educación y emergentes.   Se observa una repetitiva solicitud de pólizas que garantizan estos contratos, a que se renueven ya que los plazos de sus pagos están condicionados a la liquidez que es escasa y al pago a tiempo (ahora ausente) por parte de los contratantes. Las compañías especializadas en Fianzas tienden a ser aún más conservadoras para otorgar sus garantías, dando lugar a que los contratistas y constructores acudan a la banca en procura de similares garantías para poder ser adjudicados en las pocas obras que se ofrecen en el mercado.

En el sector privado podemos indicar que de tres proyectos hoteleros que estaban por darse en la ciudad de Guayaquil, únicamente el Hotel del Parque del Grupo Oro Verde, se está llevando a cabo, en los otros dos los inversionistas han preferido abstenerse hasta constatar cual será la situación, en materia de Leyes de Herencia y Plusvalía en los próximos meses, esto significa cientos de miles de dólares en primas por fianzas entre otras coberturas no menos importantes como Responsabilidad Civil entre otras.

EL CAMINO NO ESTA CLARO

La industria aseguradora seguirá funcionando, hay un paso importante de la Superintendencia de Bancos a la de Compañías, las reglas aparentemente serán algo distintas, el clima económico no es de confianza para ser exactos, y en un campo donde reina la incertidumbre y la especulación, el sector privado está a la expectativa, y el barómetro asegurador, indica en su flecha exactamente eso, el sector asegurador ecuatoriano está en un periodo de expectativa, nuevas autoridades reguladoras, nuevos impuestos para los comerciantes e importadores, un número menor de pólizas, mayores valores asegurados y desde luego mayores retenciones.   El Barometro es un intrumento que predice el clima que tendremos el la mediatez, y este nos señala que hay nubes, que hay vientos de expectativa por los resultados del 2015, no se crecerá como se planificó, y sobrevivirán las empresas con mayor musculo financiero.  ED. gzb  Hasta el próximo post. 




Fuentes: 
(1 y 2) Instituto de Investigaciones Economicas ESPOLG
SIBS 
Crédito Fotos: Google Images.

Copy rigth GZB 2004-2015, all rights reserved. Deposit GZB Solo Seguros Blog Ecuador.